Construcción de un parapeto para flechas con esterillas del Decathlon

Una semana antes de la adquisición de los sendos primeros arcos en la familia (un Donadoni Picchio por mi parte y un Old Tradición Raptor por la de mi mujer), me veía con las ganas ¨arqueriles¨ a tope y decidí apaciguarme dedicándome a la construcción de un parapeto para  flechas.

Como no he encontrado uno similar buscando por el foro he decidido aportar mi granito de arena haciendo un paso paso sobre la elaboración, para foreros que no tengan por la mano el tema del bricolaje, por si a alguien le pudiera interesar.




 

Construcción paso a paso

Muchos de los pasos parecerá superfluos para cualquiera que se considere un manitas, el caso es que es he pensado que al ser una cosa tan sencilla de realizar el tutorial estuviera enfocado en aquel que no tenga experiencia y que necesita todos los pasos para lanzarse a realizarlo sin que le bailase por la cabeza ninguna duda.

La idea es imitar la construcción de un parapeto de tiras de ethafoam y encontré una idea que me pareció interesante, utilizar las esterillas de polietileno para hacer ejercicio que venden a bajo precio en el Decathlon.

Medidas

Una vez puestos la siguiente pregunta es: de que medida? pues bien como las esterillas miden 140cm de alto considero que cortándolas por la mitad y haciendo un parapeto de 70cm de ancho es suficiente.

La altura la limité a la medida de las roscas (en este caso un metro) sin prensar las esterillas y que se pudieran cambiar de una forma relativamente cómoda, al final, una vez prensadas queda el parapeto en algo más de 80cm.

Para la profundidad me decanté por hacer tres tiras de cada mitad de esterilla y que tuviera 17cm. En total por cada esterilla salen seis tiras que sin prensar miden unos 4cm.

Material y costes

Los elementos necesarios y el coste de ellos serán:

  • 23 Esterillas,(2,49€),  57,27€
  • 2 Varillas roscadas M18  (5,15€ ), 10,30€
  • 4 Tuercas M18 (0,60€), 1,20€
  • 4 Arandelas M18 (0,25€) 1,00€
  • 2 Maderas 20x75x2,5cm 2Recuperadas

Total 69,77€
Antes de ponernos a la construcción lo primero que recomiendo hacer es desempaquetar las esterillas y colocarlas todas ellas en una superficie plana con un peso arriba a poder ser también plano para eliminar el gesto curvo que tienen y que tanto están dispuestas a mantener, tienen siempre tendencia a enrollarse y eso dificulta el trabajo.

Aplanando la espuma

La construcción, ahora sí, comienza por la elaboración de las dos maderas, en este caso he reciclado una estantería de madera DM chapada y canteada que no tenía uso.

Preparando la madera

Las medidas (no tienen que ser exactas, de hecho son muy laxas) de la maderas miradas desde el frente del parapeto son DE 2,5cm de alto (grueso), 75cm de ancho y 20cm de profundidad.



Primero marcamos el ancho,

Cortamos la madera del parapeto


realizamos el corte, se puede hacer con una sierra de mano de madera (dientes anchos), con la sierra de calar o con lo que se os ocurra, si no se dispone de ninguna herramienta más que el taladro, también se puede realizar agujeros en linea para debilitar la madera y que de un golpe seco se parta, la medida no es crítica.

y por último una pasadita de lija nunca viene mal.

Ahora lo que toca es el agujero por el cual pasarán las roscas la decisión de donde hacerlo viene determinada por dos elementos, la profundidad de la esterilla, teniendo en cuenta que para montar el parapeto lo más sencillo es que estén todas ellas apoyadas en una superficie plana, lo cual indica que si cada esterilla hará 17cm de profundo el centro del agujero estará a 8,5cm en ese sentido del borde frontal de la madera y el otro elemento es que debe haber un encaje en la esterilla para que apoye tras el impacto y que no se nos desplace hacia atrás, por lo cual a de estar a más de 3,35cm teniendo en cuenta el vuelo de las maderas y la achura de la rosca, yo elegí hacerlo a 6cm, podría haber apurado un poco más para ganar achura de parapeto, 1cm o 2cm pero teniendo en cuenta la variabilidad de las medidas de las tiras preferí ir sobre seguro.

para hacer el agujero utilizé una broca de pala del 20 pero también se puede hacer con una más pequeña e ir comiendo poco a poco haciendo fuerza con el canto de la broca, con un formón, con una gubia o, con un agujero previo y agrandarlo con la lima, con una escofina o con una Dremel. No olvidar poner una madera de desecho debajo de la del parapeto mientras se realiza el agujero para evitar astillar la madera al traspasar.

Yá con las maderas mecanizadas, si se quiere y dependiendo del tipo de madera se le puede añadir una impermeabilización mediante un lijado fino de las mismas, una capa de tapaporos, una segunda pasada de lija, una capa de pintura de exterior y dependiendo del caso y de la pintura, una segunda lijada aún más fina para por último darle la segunda capa de pintura y así poder aprovechar las ventajas que nos ofrece un parapeto hecho de polietileno, un material al que no le afecta ni la humedad ni la lluvia.

Ahora toca el turno a las esterillas, como hay tantas que cortar lo mejor es hacerse una plantilla sobre una madera que hará las veces de superficie de trabajo para evitar tener que ir midiendo cada vez, como ya he mencionado antes, existe una gran variabilidad en las medidas de las esterillas, sobretodo en el largo de 140cm, tanto pueden ser de 139cm como de 142cm (por suerte en todas las que estaban en mi poder tenían como mínimo 51cm de ancho, lo que facilita la división entre tres de cada esterilla ya que 51/3 es 17 justo).

Así que para evitar saltos demasiados grandes en las tiras del parapeto primero marcamos tres medidas en la superficie de trabajo empezando a medir en una esquina que esté a escuadra y que nos dará una idea del largo de la esterilla, lo mejor es hacer que se diferencien las marcas para que, con un vistazo rápido sepamos el largo aproximado de cada una de las esterillas, yo me decanté por hacer una en el lomo de la madera a 140cm, otra en la superficie a 141cm y una doble a 142cm.



Esas mismas medidas las trasladamos 50cm en la perpendicular del borde porque puede darse el caso de que el largo de una esterilla haga 140 en uno de los bordes y 141 en otro. En mi caso al medir la superficie 50cm, también coincidía con el borde.

Una vez hechas las marcas que nos indicarán visualmente el largo total de la esterilla llega el turno de hacer las marcas de la zona de corte que queda en este caso a la mitad, yo me decanté por hacerlas a 70cm, a 70,5cm y a 71cm.


Llega el turno de cortar la primera esterilla y para ello solo tenemos que escuadrar una de las esquinas con nuestra superficie de trabajo,

observar hasta que línea llega, cantándonos su longitud y en base a eso buscar la marca de corte apropiada para marcar de alguna manera (con un marcador o con un desgarro) por ambos extremos de las mitades.
Solo nos quedaría mediante un objeto recto y más largo de 75cm encarar las dos marcas y mediante un cúter bien afilado realizar el corte de manera firme y relativamente rápida.

Como la hoja del cúter se acabará deteriorando, si el corte no saliera limpio deberíamos eliminar el ultimo tramo de hoja mediante el accesorio que tiene una ranura en el “culatín” del propio cúter, aunque si no tenemos hojas de repuesto también nos podemos apañar lijando la hoja preferiblemente con una esponja de lijado o en su ausencia con un papel de lija fino, pasándolo en el sentido como si cortasemos a unos 15ª de inclinación.


Ya con la esterilla en la mitad de su tamaño, hacia el centro de la superficie de trabajo para no interferir con las marca hechas previamente, colocamos una de las mitades haciéndola coincidir con el borde y marcamos a 17cm del mismo sobre la madera y a uno o dos centímetros más allá de la esterilla las referencias que nos servirán para la realización de la tira.Vale la pena remarcar que no esta de más hacer también unas marcas a 24cm y 51cm para darnos una idea de si la esterilla es más ancha o estrecha.



Solo nos queda realizar el corte utilizando la regla que guía el cúter sobre las referencias marcadas, apartar la tira, desplazar el trozo de esterilla restante al borde de la superficie de trabajo de manera que se visualizan las marcas y cortarla de la misma manera.

Para hacer los encajes por los que pasará la rosca por las esterillas yo me decanté por colocar una tira sobre la superficie de trabajo quedando un poco al vuelo, colocar encima una de las maderas que realizamos previamente enrasada con la tira, centrarla a ojo para que la madera sobresaliera por igual en los dos extremos y marcar por cada uno de los orificios la zona de la rosca.


Conviene también en este punto, marcar las esterillas en un punto concreto para que nos sirva de referencia, ya que como las medidas no son exactas si se le da la vuelta podría descuadrarnos el parapeto.


Ahora con unas tijeras recortamos el borde hasta rodear con un poco de margen la marca circular que hemos realizado para acabar el trabajo con la tira

Una vez acabada la tira la colocamos sobre una superficie plana con algún peso encima para que no vuelva a coger el gesto de enrollarse sobre si misma

Para el montaje del parapeto, en una superficie plana y grande, yo utilizé el suelo, montamos las dos roscas en las maderas buscamos un lugar de menos de 65cm en el que pueda apoyarse una de las maderas y colocando sobre el suelo la parte de la tira que enrasábamos con la superficie de trabajo vamos amontonando grupos alargando el montaje y apoyándonos sobre un peso para que nos se nos desvirtue el conjunto. Yo en mi caso le pedí ayuda a un peso pesado de las navidades en mi casa que generalmente solo trabaja un mes al año que se llama Tió


Para acabar solo nos queda colocar arandela y tuerca en los finales del sandwich y apretar las mismas un poco hasta que le tiremos unas cuantas flechas para saber la compresión exacta que necesitamos. ya tenemos nuestro parapeto acabado


Buena suerte.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.