Historia de la Ballesta

Desde luego, a cualquiera de nosotros hoy se nos ocurre pensar que el o los inventores de la ballesta recurrieron a algún tipo de mecanismo que les permitiese utilizar el arma de mayor alcance en ese momento (el arco) para lanzar sus  proyectiles (flechas) a esa distancia conocida o incluso mayor pero con un menor esfuerzo.

Si pensamos en ello lo que se buscaba sería mantener el arco en su posición de tensado durante el mayor tiempo posible (incluso durante minutos) para apuntar y que ello no conllevase dolorosos resultados en los brazos de quien lo manejaba.

Ballesta medieval

Ballesta medieval

Como podemos imaginar, después de algunos (seguramente muchos) intentos se llegó a colocar un arco en horizontal sobre un madero, donde fijarlo, y luego buscar la manera de mantenerlo tensado enganchado con alguna clase de pestillo. El que se colocase de forma horizontal tiene su explicación, si ponemos la ballesta con el arco vertical (y sin los sistemas de sujeción que poseen hoy en día) la flecha caerá al suelo y no nos servirá de mucho el invento, además en esta posición se tiene una visión despejada del objetivo al que apuntamos, y aunque primitivamente un sistema de referencias que nos servirían de miras con las que apuntar.

Cuando este sistema se perfeccionó, a lo largo de varios siglos, se encontraron otras ventajas, entre ellas que los usuarios de este arma no necesitaban un entrenamiento tan prolongado como los arqueros para lograr dar en el blanco (se llegaron a promulgar leyes que obligaban a practicar el tiro con arco a todos los varones del estado dada su utilidad militar en el momento de las reclutas o levas) esta diferencia de tiempo para conseguir unos resultados aceptables en la puntería se convertiría en su pecado original cuando se habla de la nobleza de este arma o en su uso en deportes frente al arco. Con la ballesta que se conseguían buenos alcances (150 metros efectivos, pero sin precisión) y la diversidad de proyectiles que podían usarse era bastante numerosa (cortos, medios, largos, de metal, de madera, con punta de madera, de metal, con plumas, sin plumas, con forma de bolas, conteniendo granadas de pólvora, piedras,…)

Cranequin

Cranequin usado para tensar la ballesta

Evidentemente no era el arma perfecta, y tenía algunas pegas como cualquier arma que se utilizaba dejando claro cuales serían las mejores condiciones para su uso. Por ejemplo, el tensar la cuerda se hizo tan duro que hubo de complementarse a las ballestas con un sistema de montado como el “estribo”, la “pata de cabra”, el “cranequín o cric”, las “manoplas”, etc

Aparejado con el intento de conseguir mejores prestaciones con la ballesta se intentó dotarla de más potencia, para ello se construyeron palas de arco de diferentes materiales: de madera en un principio, posteriormente de varias capas de distintas maderas (compuestos), de hierro, de acero y finalmente de fibras artificiales o compuestos sintéticos hoy en día.

También se han seguido caminos paralelos con el arco así del arco simple se pasó al recurvado y mucho después (actualmente) a los de poleas, pues bien todos estos elementos se han aplicado a la ballesta pero sacando ventaja de algunos de ellos, por ejemplo, las palas suelen ser más cortas que las de los arcos (de lo contrario no serían manejables) frente a un arco de 60 pulgadas nos podemos encontrar con una ballesta de sólo 28, con un recurvado de 48 la ballesta recurvada tendría 22 y frente a un poleas de 38 o 40 una ballesta de 25 (todas ellas medidas aproximadas, todos sabemos que hay marcas, modelos y materiales que dan prestaciones muy dispares con medidas similares), pero siempre con un factor común, la ballesta proporcionará como media el doble de potencia que el arco aunque como se podrá ver en el apartado técnico, el resultado final será muy parecido en cuanto a velocidades y alcances de las flechas (bolts, dardos, virotes, saetas).

Ya en China se dieron casos de ballestas de repetición, ballestas múltiples, … que utilizaron en algunos casos hasta la llegada de los británicos.

La potencia de algunas de las ballestas que se utilizaban para asedios y para asaltar barcos, sin ser artefactos de sitio, llegó a ser descomunal, en algunos casos pasaban de las 700 y 800lb, con las dificultades que esto tenía, pero pensemos que se podía tardar en tensarlas de nuevo tanto como en cargar un cañón y que en el caso de los cañones de los barcos, pocas veces se utilizaban más de una vez. En la mayoría de las ocasiones
lo que se pretendía era provocar un incendio (no hablo de las ballistas romanas, sino de unas ballestas muy grandes). Antes de que se normalizase el uso de mosquetes y pistolas de fuego, lo habitual en los barcos era llevar ballestas de tejo para acribillar a flechas la cubierta del barco enemigo antes de lanzarse al abordaje con espadas, sables y demás.

Aún hoy en Massa Marittima (Italia) se celebran competiciones con réplicas de ballestas de la Edad Media, disparan a una diana a unos 36 metros, pero son unos trastos tan grandes que necesitan un apoyo delantero, porque no hay nadie que pueda con su peso para disparar con ella sin él.

En cuanto al escudo para proteger al ballestero en las recargas y no ser alcanzado se llama pavise, y se usaba tanto para proteger a los ballesteros como a los arqueros, lanceros, arcabuceros,… según la época (parecido al uso que daban los romanos a sus escudos en las formaciones se protegían tras ellos y se descubrían sólo en el momento de arrojar la jabalina o disparar las flechas).

ballesta medieval

Sistema de agarre de la saeta (planxa curva superior) y sistema de disparo

BREVE HISTORIA DE LAS BALLESTAS:

Las evidencias físicas y escritas sugieren que la ballesta se descubrió en China durante el siglo cuarto antes de Cristo, mientras que un tipo de ballesta llamado gastrafetes se inventó de forma independiente en Grecia aproximadamente en el mismo periodo. No fue hasta el siglo diez u once después de Cristo que la ballesta se convirtió en un arma militar de importancia en Europa. Se fue retirando del servicio en los ejércitos alrededor del siglo dieciséis, pero su uso para caza y tiro al blanco ha continuado hasta hoy.

La mayor parte de esta cronología está extraída de GUIDE OF THE CROSSBOW de Paterson:

341 AC Primeros registros fiables de que se utilizaron ballestas en la batalla de Ma-Ling en China.

228 AC Primeros restos de ballestas, un mecanismo de enganche en bronce encontrado en la tumba de Yu Wang.

0-100 DC Herón de Alejandría describe el Gastrafetes.

300-700 DC Estatuillas romanas de ballestas.

385 Vegetius menciona la ballesta en la obra DE RE MILITARIA.

1066 Las ballestas son introducidas en Inglaterra por los normandos.

1096 Anna Comnena describe las ballestas normandas.

1100-1200 Aparecen las ballestas de palas compuestas.

1139 Interdicto del segundo concilio luterano prohibe el uso de las ballestas contra otros cristianos.

1192 La victoria de los cruzados en Jaffa conseguida con la ayuda de las ballestas.

1314 Primeros restos fiables de palas de acero.

1346 Ballesteros genoveses derrotados en Crecy por los arqueros de arco largo ingleses (longbowmen).

1373 Primeras ilustraciones del cranequín.

1503 Primera de las muchas leyes inglesas restringiendo la posesión y el uso de las ballestas.

1150-1600 Las armas de fuego sustituyen a las ballestas en la mayoría de los ejércitos occidentales.

1860 Evidencias fotográficas muestran en China ballestas de repetición que siguen utilizándose como armas de guerra.

1939-45 “Arrowspeed” es la ballesta utilizada por los comandos australianos en el teatro del Pacífico.

1945-75 Las ballestas son empleadas por los montañeses y las fuerzas especiales de los Estados Unidos durante el conflicto del Vietnam.

1960-? Las ballestas se usan para disparar dardos anestésicos en la captura y tratamiento de vida salvaje; también se utilizan para la obtención de muestras de tejido en animales marinos y conseguir información genética.

Juan Carlos (Puntero)

Ballesta moderna con poleas

Ballesta moderna con poleas

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.